Messor barbarus

Messor barbarus
Messor barbarus

Seguramente hayas oído hablar de la especie de hormiga Messor barbarus, muy común en la Península Ibérica, el sur de Francia y el norte de Italia, perteneciente a la subfamilia Myrmicinae.

Además, si estás pensando en criar una colonia de hormigas y eres nivel principiante esta especie de hormiga es una de las más recomendadas por los expertos ya que es muy fácil de mantener. Su alimentación, basada principalmente en semillas, unido al gran nivel de adaptación que tienen, facilitan enormemente su cuidado.

Lasius Niger es otra de las especies idóneas para iniciarse en la cría de hormigas aunque en este caso llevan una alimentación omnívora en vez de granívora.

La especie Messor barbarus es una especie monogínica por lo que sólo habrá una hormiga reina en cada colonia.

En este artículo aprenderás las características principales de esta especie de hormiga y sus cuidados básicos para que puedas tener una colonia de Messor barbarus en casa.

División en castas


Al igual que la mayoría de especies de hormigas, la especie Messor barbarus se divide en castas: reina, machos y obreras.

Sin embargo, dentro de las obreras hay una subdivisión bastante diferenciada entre ellas (polimorfismo):

  • Minor: Son las más pequeñas de toda la colonia y suelen medir menos de 5 mm. Son las encargadas de llevar comida a la colonia.
  • Medium: A menudo ayudan a las hormigas soldado a defender la colonia. Miden entre 5 y 10 mm.
  • Major (soldados): Son las que se encargan de la defensa de la colonia. Suelen medir más de 10 mm.

La reina suele medir entre 13 y 16 mm y las hormigas macho unos 8 mm.

Messor barbarus soldado
Soldado de Messor barbarus

La mayor parte de las hormigas de la colonia son de color negro exceptuando la hormiga reina que tiene la cabeza de un color rojizo y las hormigas soldado que tienen, además de una cabeza prominentemente grande y unas potentes mandíbulas, una cabeza roja.

Reproducción

En Otoño, tras la fecundación, el macho muere y la reina se entierra bajo tierra durante el invierno para madurar los órganos ponedores y hacer la primera puesta en marzo-abril del año siguiente. Durante este tiempo obtiene energías de los músculos alares y de las grasas acumuladas.

Es probable que la reina se alimente de algunas de las larvas de esta primera puesta para sacar adelante las primeras obreras que se dedicarán a cuidar a las crías. Después de esta primera puesta nacerán las primeras exploradoras y, cuando la colonia esté algo más consolidada, empezarán a nacer las primeras hormigas soldado.


En cuanto a los huevos, pasan por tres estados: de huevo a larva, de larva a pupa y de pupa a hormiga. En condiciones óptimas los huevos tardan unos 3 meses en pasar de huevo a hormiga.

La temperatura ideal para el correcto funcionamiento de la colonia es entre 25 y 30 ºC.

Alimentación

Es una especie fundamentalmente granívora, es decir, se alimentan principalmente de grano. Las obreras se encargan de la recolección del grano y de depositarlo dentro del hormiguero en las cámaras adecuadas para ello (también llamadas graneros).

Sin embargo, de vez en cuando también pueden llegar a recolectar algún insecto muerto o sustancias azucaradas.

Higiene

Las Messor barbarus son unas hormigas muy limpias. Las obreras limpian las larvas y se limpian entre ellas continuamente.

Además, todos los desechos los depositan fuera del hormiguero. En el caso de que estemos criando una colonia de Messor barbarus en casa, los desechos así como hormigas muertas los depositarán en la zona de forrajeo para mantener limpio el hormiguero dónde los podremos limpiar con facilidad.


Cuidados necesarios para la hormiga Messor barbarus

Ahora que ya sabes algo más sobre la Messor barbarus es momento de pasar a la acción. A continuación encontrarás una serie de consejos para el cuidado de la Messor barbarus, desde su introducción al hormiguero como de su alimentación, cuidados básicos y recomendaciones para su mantenimiento.

Cuando compres una colonia de hormigas por lo general te vendrán en un tubo de ensayo con un algodón para que no se escapen. El primer paso será depositarlas en el hormiguero.

Te recomiendo que, si cabe dentro de la zona de forrajeo, introduzcas el tubo de ensayo dentro de la misma y le quites el algodón para que puedan salir. Las hormigas explorarán la zona e irán saliendo poco a poco, aunque puede ser un proceso largo.

Si quieres acelerar el proceso, puedes quitar el algodón lentamente e inclinar cuidadosamente el tubo de ensayo sobre la zona de forrajeo para que vayan cayendo las hormigas. En caso de que no cayeran, podrías dar pequeños golpecitos sobre el tubo de ensayo. Por supuesto, hazlo a ras de suelo y NO las dejes caer desde una altura elevada.

Semillas de alpiste
Semillas de alpiste

En cuanto a la alimentación, lo más recomendable es darle semillas como alpiste, mijo o avena, entre otros. Se le pueden dar también pequeños trocitos de pan aunque no es recomendable ya que se podrían llegar a pudrir en caso de que no se lo comieran pronto.

Cuando les demos las semillas es probable que puedan germinar. Para evitarlo, lo mejor es trocearlas ligeramente para evitar que germinen dentro del hormiguero.

También se les puede echar (aunque en menor medida) algún insecto recién muerto (moscas, grillos, etc) para que obtengan proteínas en abundancia y algún alimento azucarado (azúcar, miel, etc) para que obtengan hidratos de carbono.

El alimento se lo dejaremos en la zona de forrajeo y serán ellas las encargadas de llevarlo a las cámaras de almacenaje o graneros.

Aunque, lo que no puede faltar, y es MUY IMPORTANTE es una fuente de agua, ya sea a base de bebederos, agua en gel o bebiendo directamente del sistema de humedad.

Recomendaciones a la hora de criar una colonia de Messor Barbarus


Hay una serie de recomendaciones que vienen muy bien a la hora de criar una colonia de Messor barbarus:

  • Deja el hormiguero en algún lugar tranquilo donde no reciba muchos golpes (por pequeños que sean) ya que esta especie de hormiga es muy asustadiza y podrías estresarlas. Son muy sensibles a las vibraciones.
  • Son hormigas con muy mala visión (como casi todas, vamos) por lo que hay que tener cuidado en caso de que pongamos bebederos o sustancias líquidas en abundancia ya que podrían ahogarse.
  • Antes de introducirles las semillas es conveniente trocearlas o aplastarlas levemente para evitar su germinación. Ellas se encargarán de evitarlo pero es posible que alguna pueda germinar y nos genere futuros problemas. Por ello, «es mejor prevenir que curar».
  • Hay que estar pendientes de que no aparezca moho. A veces, si la humedad es muy elevada y sobretodo si se propaga a la despensa es posible que aparezca algo de moho. En principio, las hormigas sacarán las semillas afectadas a la zona de forrajeo pero si esto no ocurriera tendríamos que intentar sacarlas por nosotros mismos.
  • Cuidado con darles pan u otros alimentos ya que corremos el riesgo de que se pudran dentro del hormiguero. No es lo más recomendable y, si lo hacemos, en pequeñas cantidades para que se lo coman pronto y no se llegue a pudrir.
  • A la hora de alimentarles con insectos no hay que echarles nunca un insecto que nos hayamos encontrado muerto por no saber el origen de su fallecimiento lo que podría poner en riesgo la colonia.
  • Hay que estar pendientes también del agua. Es IMPRESCINDIBLE que tengan una fuente de agua constante.

¿Dónde comprar una colonia de Messor barbarus?

Por lo general, y al ser una de las hormigas más comunes al iniciarse en la cría de hormigas, normalmente al comprar un hormiguero viene incluida en el precio una colonia de Messor barbarus por lo que no tendrás que preocuparte de comprarla.


De todas formas, a la hora de comprar un hormiguero lo mejor es preguntarle al vendedor si el hormiguero incluye Messor barbarus o cualquier otro tipo de hormiga. Hay algunos fabricantes de hormigueros que incluso te dejan elegir el tipo de hormiga que te enviarán.

A la hora de comprar una colonia de Messor barbarus te recomiendo comprar un hormiguero acrílico de seta. De esta manera, con la propia seta las hormigas tendrán la humedad suficiente y beberán del propio mecanismo de humedad por lo que no tendrás que preocuparte en ese aspecto. Solamente de que la seta se mantenga siempre húmeda.

Además, como son hormigas recolectoras, es muy fácil que los granos les duren semanas o incluso meses por lo que te podrás ir de viaje sin preocuparte de que al volver tu colonia haya muerto. Eso sí, asegúrate de dejarles agua y comida suficiente para que puedan pasar ese tiempo solas sin problemas.

¡Monta YA tu primer hormiguero de Messor Barbarus!


Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *